El libro de los muertos


El libro de los muertos javerianaLOS LOBOS

Los lobos andan en parejas.
Azules en la noche, sus cuerpos
se extienden entre las sombras.
Son sólo dos lobos
pintados en el Museo de Ciencias Naturales
y yo siento gratitud al vidrio
que me resguarda de sus furias.
Los lobos son altos como yo,
aún más altos, y están colgados
al lado de las marmotas y los conejos.
Los lobos se desplazan en un paisaje nocturno;
la nieve cubre los bosques
y el cielo está empapado de estrellas.
Hay algo que quiero preguntarle a los lobos,
sin embargo no me atrevo.
Los lobos son todos dientes y furia.
Hay un vidrio que nos separa
y, de quererlo, ellos podrían devorarme
con una dentellada.
Yo también he andado en parejas
a través de una noche oscura.
Este es un rincón oscuro del museo.
Este es el rincón de las confesiones y los desvaríos.
Este es el rincón de los lobos.
Esta es la trampa letal al que anda sin guía.
El amor también es un lobo,
es un andar por un bosque oscuro,
es una noche peligrosa con promesas de estrellas.
Es tan sólo un vidrio que nos separa.
Es tan sólo un momento de indecisión
para romper el vidrio y tocar al lobo.




Photo of Jaime Manrique


El libro de los muertos -publicado originalmente por Arte poética Press en 2016- es una antología que recorre su escritura como un libro de viajes en términos literarios, desde Los adoradores de la luna (1976) hasta Mi cuerpo y otros poemas (1999), aparte de algunos poemas que permanecían inéditos. Un viaje en el que se revela la distancia con el origen -fortuito como el azar, por el que heredamos una lengua, un país, una cultura-, con el que se tiene la perspectiva del telescopio invertido para afianzarse en referencias más allá de las fronteras locales y escribir sin que el himno y la bandera sean camisas de fuerza.





Memorias de una niñez estática––caminatas a orillas del mar, un "mambo feliz", comer engañosas frutas tropicales–– se funden con aquellas de sus amores recientes en estos hechizantes y exquisitos poemas.

-John Ashbery



La poesía de Jaime Manrique se desarrolla dentro de un clima cultural muy diferente al nuestro: el clima de la cultura norteamericana. Y hablo de clima en forma deliberada: no es que su poesía esté influida por la poesía norteamericana, es poesía norteamericana escrita en español. Esto que a primera vista puede parecer un juicio negativo, no lo es. Muy por el contrario: en sus manos el lenguaje poético adquiere una frescura y una originalidad inusuales entre nosotros y su escritura es una de las más interesantes de la poesía colombiana de los últimos años.

- Maria Mercedes Carranza



"Un poeta de admirable rigor y exactitud."

-Reinaldo Arenas

Editions

New York: Artepoética Press, Paperback, 2016.

Bogotá, Colombia: Editorial Univerisdad Javeriana, 2017.

Purchase this book